miTaurored - Portal Taurino - Donde el aficionado es el protagonista -

El secreto de Alberto Aguilar: su idilio con las cárdenas

14 de Junio 2012
Si hay una oreja que no se ha discutido por nadie o casi nadie durante este último mes de toros en Madrid, ha sido la obtenida por Alberto Aguilar el día de los "victorinos".

Al acabar la temporada los toreros descansan en su mayoría un poco y enseguida se ponen a hacer campo. No todos pueden hacerlo, hasta los tentaderos se cotizan hoy día, pero hay quien se pasa el otoño-invierno de finca en finca tentando. Muchos ganaderos tienen sus toreros preferidos para ver sus vacas y en su mayoría luego lidian los hijos de ellas, aunque esto no siempre se cumple y este vamos a decir entrenamiento sirve para conocer mejor a determinados encastes y el  futuro comportamiento en el ruedo de las reses a lidiar.

El madrileño Alberto Aguilar tras tomar la alternativa en 2006, pasó dos años en los que casi no toreaba, hasta que en 2008 el ex-matador francés Fernández Meca lo apoderó y colocó en Francia en corridas de las llamadas duras. En esos dos años de desierto un buen amigo de Alberto, el ganadero Pablo Mayoral, lo ayudaba y tentaba en su casa. Ahí empezó su idilio con "las cárdenas" y poco después con los hijos de estas, se empezó a anunciar con hierros de procedencia Santa Coloma y Albaserrada y aunque también actúa ante toros de otros encastes, cerca del 50% de sus actuaciones  son ante estos llamados "cárdenos". ¿Podemos decir que es un especialista en ello? Nunca se sabe, pero lo cierto es si durante el invierno tientas muchas vacas de un determinado encaste, ayuda a conocerle mejor y más cuando el comportamiento en la plaza depende mucho de cómo se les hagan las cosas a estos toros.

En la finca "La Vega" donde pastan los "saltillos" de Moreno Silva durante el invierno acuden varios matadores, pero el que más va por allí es  Aguilar, según el propio ganadero, él ve muy bien las vacas con este torero. Yo he tenido la suerte de acudir a uno de ellos, 4 vacas saltillas que le hicieron sudar, nada que ver con tentaderos de otros encastes, estoy seguro que al torero esto le viene muy bien para luego ponerse delante de "adolfos", "escolares", "victorinos", "saltillos",…

Quizá este sea el secreto de Alberto Aguilar o no, pero lo cierto es que según esta hoy la profesión de matador convertirse en un especialista en un determinado encaste no es del todo malo si le permite vestirse de torero unas 20 tardes al año, eso sí, sabe que no se está poniendo delante de babosas. A veces estos toros son my cambiantes en el ruedo, pero para eso él ya sabe más o menos como reaccionan, él ha tenido ya antes un pequeño romance con "las cárdenas", un secreto bien guardado.

Texto: Javier Salamanca
Fotografía: J. J. Matute
Comentarios: 0 *

*Los comentarios en este blog están moderados. No aparecerán publicados hasta no ser revisados por el administrador.

Comentarios

Escribe tu comentario
Tema: El secreto de Alberto Aguilar: su idilio con las cárdenas
Nombre
código
Copia este código aquí:
Conéctate y participa en Mitaurored